Reglas fundamentales de las sesiones de creatividad

Cuando llevamos a cabo las sesiones de creatividad es fundamental que todas las personas que participan en la sesión tengan muy claro el objetivo de la sesión, la duración y las reglas a seguir para garantizar el buen funcionamiento. Parece una simpleza, pero el dinamizador debe velar por el correcto cumplimiento de estas reglas y debe asegurarse de que todos las conocen y comprenden. Cuando realizamos las sesiones de creatividad con equipos que tienen un cierto grado de confianza o vinculación suelen producirse críticas, tanto positivas como negativas, que normalmente entorpecen y empobrecen las sesiones.

A continuación mostramos algunas de las reglas que se deben tener en cuenta a la hora de realizar una sesión de creatividad:

  • Las ideas son del equipo. En todo momento se potencia el trabajo en equipo.
  • No se admite la crítica. Los comentarios y juicios de cualquier índole (positivos y negativos) se deben aplazar hasta la sesión de evaluación de las ideas. Es importante que cada miembro esté tranquilo y se exprese sin temor a posibles juicios o valoraciones. El dinamizador debe potenciar que se mejoren las ideas planteadas, pero en ningún caso que se juzguen o valoren.
  • Se promueve la desinhibición. Se buscan todo tipo de ideas, puesto que las ideas más descabelladas a veces funcionan como detonadores de ideas muy interesantes.
  • Las intervenciones tienen que ser breves. Los participantes no deben extenderse demasiado para no parar el flujo de ideas y para evitar dispersar la sesión.
  • Escribimos todas las ideas que se van nombrando. Toda idea es buena y aporta (en el momento o más adelante).
  • El objetivo es la cantidad, puesto que de la cantidad saldrán ideas de calidad.
  • Se trabaja sólo un objetivo por sesión.

Estas son algunas de las frases lapidarias inhibidoras de la creatividad que suelen aparecer en las sesiones:

  • Eso ya lo estudiamos hace tiempo y no funcionó.
  • Nosotros no podemos hacer eso, no es viable.
  • No tenemos los medios ni los recursos necesarios.
  • Menuda tontería.
  • A nuestros clientes no les gusta eso.
  • Eso es imposible
  • Pero….

El éxito de una sesión de creatividad se debe en gran medida al nivel de involucración de los participantes y a la tarea del dinamizador que, en parte, se basa en procurar el cumplimiento de las reglas citadas.