Nueva línea de CDTI que apoya la inversión industrial: préstamo + subvención 10%

El Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) ha lanzado una nueva línea denominada Línea directa de expansión (LIC A), que apoya la inversión inicial de una empresa y la inversión inicial en favor de una nueva actividad económica para potenciar el crecimiento de empresas innovadoras, mejorando las capacidades principalmente de las pymes y de las empresas de mediana capitalización. Esta línea, que estará abierta hasta el  31 de diciembre de 2010, va dirigida solo a empresas ubicadas en la comunidades de Andalucía, Castilla La Mancha, Extremadura, Murcia, Castilla y León, Comunidad Valenciana (se excluye Valencia capital) y Canarias. En Castilla y León y en la Comunidad Valenciana solo podrán ser beneficiarias las PYMES.

En concreto, CDTI apoya el 75% del proyecto y la ayuda consiste en un préstamo a tipo de interés Euribor + 0,5% y una ayuda a fondo perdido del 10% (denominado tramo no reembolsable).

Las principales características de la ayuda son las siguientes:

  • Tipo de ayuda: Préstamo parcialmente reembolsable:
    • Tipo de interés fijo: Euribor a 1 año +0,5%.
    • Préstamo (cobertura financiera) de hasta el 75% del presupuesto aprobado (el otro 25% tiene que aportarlo la empresa).
    • Devolución: 7 años, con un año de carencia desde la finalización del proyecto.
    • Tramo no reembolsable (ayuda a fondo perdido) del 10% de la ayuda (se calcula sobre el 75% que nos conceden).
  • Presupuesto mínimo financiable: 175.000 euros.
  • Presupuesto máximo financiable: 30.000.000 euros.
  • Duración máxima del proyecto: 18 meses.
  • Costes subvencionables: La adquisición de activos fijos nuevos que supongan una mejora de capacidades en la empresa titular que realiza el proyecto. Los costes de inversión en los siguientes activos materiales e inmateriales:
    • «activos materiales»: activos consistentes en instalaciones, maquinaria y equipos,
    • «activos inmateriales»: activos que no tienen una materialización física o financiera, como las patentes, licencias, conocimientos técnicos u otros derechos de propiedad intelectual o industrial.
  • En el caso de las grandes empresas, los costes de los activos inmateriales únicamente serán financiables hasta un límite del 50 % del total de los costes de inversión elegibles del proyecto para la inversión inicial.

Sin duda se trata de una ayuda muy interesante para aquellas empresas que emprenden una nueva actividad económica.