Vigilancia estratégica

La información sobre tecnología, competencia, entorno o la información a nivel comercial (clientes, proveedores, mercados…) es absolutamente necesaria para tomar decisiones estratégicas y para poder anticiparnos a los acontecimientos. Anticiparnos para aprovechar los nuevos nichos y oportunidades de mercado y anticiparnos para acceder a soluciones que nos hagan más competitivos en el sector.

Con un sistema de Vigilancia Estratégica personalizado nos permite tener un análisis no sólo de los avances del estado de la técnica (vigilancia tecnológica), sino también un análisis de los competidores actuales y potenciales (vigilancia competitiva), un análisis de nuestros clientes, proveedores y mercados (vigilancia comercial) y del conjunto de aspectos que configuran el marco de actuación de la empresa como la legislación, el medioambiente o la economía (vigilancia del entorno).  .

Contar con un sistema para recabar y filtrar información de valor es clave en la toma de decisiones de la empresa, pues nos ayuda a minimizar el riesgo. Las compañías, y especialmente las pymes, recaban información constantemente. Sin embargo, lo hacen sin pararse a reflexionar sobre la información que necesitan o las fuentes más interesantes y además no suelen hacerlo de manera planificada y sistematizada.