ACLARANDO CONCEPTOS SOBRE LEAN MANUFACTURING

Con objeto de poder competir en los mercados globales, cada vez mas pymes se enfrentan al reto de implementar nuevas técnicas organizativas y de producción, siendo una da las mejores alternativas el modelo conocido como Lean Manufacturing.

Pero ¿qué es Lean Manufacturing? Antes de entrar en ello, vamos a realizar un pequeño repaso a la “historia del Lean”.

A pesar de diversas interpretaciones sobre su origen, parece claro que el Lean Manufacturing tiene sus raíces en los sistemas de producción Just in Time, JIT, desarrollados en Japón, más concretamente en la empresa Toyota por los años 50. Nace como un conjunto de herramientas o técnicas que hacían factible que los materiales y componentes llegaran al sitio justo, en el momento indicado y además con la garantía 100% de su bondad o ausencia de no conformidades.

Y para conseguir esto, es necesario implementar un conjunto de técnicas de forma sistematizada en la fabricación que logre la reducción o eliminación, si fuera posible, de todo tipo de “desperdicios”, entendidos éstos como los procesos o actividades que usan más recursos de los estrictamente necesarios.

¿En qué se diferencia de otras estrategias? Quizás su filosofía de “analizar”, “pensar” y “actuar”, apoyada siempre en la experiencia y know how de aquellos trabajadores que están en contacto directo con el problema, con el proceso y producto en la planta de producción, con el principal objetivo de resolver problemas específicos en base a la simplificación de la operaciones y la reducción de costes.

DEFINICIÓN DE LEAN MANUFACTURING

El primer problema que nos encontramos en la definición de Lean Manufacturing es el elevado número de términos en castellano con los que las empresas se refieren a estas técnicas. Cada sector, cada industria, dependiendo de las escuelas o universidades en las que se haya formado, adoptarán diferentes palabras o traducciones para referirse a lo mismo (producción/fabricación delgada, ajustada, ágil, esbelta, …)

Otro gran problema es la inclusión o no en Lean Manufacturing de determinadas técnicas o herramientas, que como en el apartado anterior, dependerá también del autor, sector y escuela o universidad de pertenencia.

Lo más sencillo, para evitar equívocos, es ceñirnos exclusivamente a la denominación “Lean” dado que puede aplicarse a sectores y distintos entornos de fabricación, así como interpretar el Lean Manufacturing, como una filosofía de trabajo, cuyo objetivo es la eliminación de todo tipo de desperdicio, para así conseguir la máxima eficiencia en todos los procesos y, por ende, la competitividad de las empresas, siempre basándonos en la aportación de las personas relacionadas.

Pero, ¿y qué son desperdicios? De acuerdo al diccionario un desperdicio es el mal aprovechamiento que se realiza de alguna cosa o de alguien. Como segunda acepción, un desperdicio también es aquel residuo o desecho de algo, más popularmente conocido como basura.

En consonancia con la definición académica, en Lean Manufacturing se entiende como desperdicio aquellos procesos o actividades que usan más recursos de los estrictamente necesarios. Así pues, y en esta línea es fácil identificar desperdicios como: sobreproducción, tiempo de espera, transporte, exceso de procesado, inventario, movimientos innecesarios, no conformidades, …

Y ¿qué técnicas están incluidas en el Lean Manufacturing? Pues todas aquellas que agreguen valor y tiendan a eliminar los desperdicios, tales como: organización de puestos de trabajo, gestión de la calidad, flujo interno de producción, mantenimiento, gestión de la cadena de suministro y cualquier otro que optimice los recursos.

El punto de partida para optimizar los recursos y mejorar de forma continua es reconocer la necesidad. La complacencia es el gran enemigo del Lean Manufacturing, no debiendo buscar soluciones fuera de la empresa. Dentro de cada empresa se encuentra el personal más capacitado para resolver los problemas y aportar ideas.

¿QUÉ NO ES LEAN MANUFACTURING? ¿ERRORES MÁS COMUNES?

Entre otros, a nivel de concepción, definición e implementación, algunos de los errores más usuales en relación al Lean Manufacturing, son:

  • Organizar largas reuniones, que nunca acaban, sin un objetivo concreto, que siempre son improductivas, en las que se deducen mejoras que nunca se implantan. Esto no es Lean.
  • No es Lean el llenar la fábrica de posters, gráficos e indicadores que nunca mejoran y acaban quedando obsoletos.
  • Tampoco es Lean el intentar inculcar una filosofía japonesa en los españoles o europeos, ya que este intento está destinado al fracaso, además de ser imposible.
  • Utilizar una moda como finalidad, en lugar de que sea un medio para una mejora real… tampoco es Lean.
  • Una democracia artificial e inoperante en fábrica no es Lean. Tiene que haber un equilibrio entre esa democracia y los criterios de la organización.
  • Que el consultor diga al cliente lo que hay que hacer sin participación de él; por ejemplo, tienes que eliminar tus stocks y fabricar al ritmo de la demanda, y no decirle cómo hacerlo, ni ayudarle en su consecución en el detalle de cada paso, tampoco es Lean, además de ser una garantía de fracaso.
  • Asociar únicamente Lean a “deshacerse del inventario” no es Lean. La reducción del inventario es en realidad el resultado de Lean no el método.
  • Cambiar la creatividad de las personas por la estandarización y sistematización, no es Lean. La sistematización y estandarización es el resultado de la creatividad y aportación de lo mejor de todos los implicados en el proceso.
  • No es Lean exprimir más a las personas, consiguiendo así seguir el ritmo de las ventas y cumplir los plazos de entrega. El Lean, de las personas, lo único que “exprime” son las ideas, con objeto de ser más eficaz y eficiente.
  • El Lean no tiene porque traer una reducción de puestos de trabajo. Si esto ocurriese, nunca más se podría aplicar Lean en la empresa. Los trabajadores no quieren ni jugarse ni recortar su puesto de trabajo. La forma correcta de sacar provecho de la mejora de procesos es a través del crecimiento sin necesidad de contratar más personal.
  • Lean no solo es aplicable a las planta de producción. Las técnicas para eliminar desperdicios son aplicables a todos los procesos, independientemente de la sección o departamento, y deben aplicarse ahí donde hay problemas un oportunidades de mejora.

Y ENTONCES ¿QUÉ ES LEAN MANUFACTURING?

Para Proyecta Innovación, Lean Manufacturing es una filosofía que se apoya en una serie de técnicas cuya finalidad es la de la mejora de la productividad de la empresa, soportada por un conjunto de herramientas que:

  • Ayudarán a eliminar todas las operaciones que no agreguen valor al producto, servicio y a procesos.
  • Aumentarán el valor de cada actividad realizada, eliminando lo que no se requiere.
  • Reducirán desperdicios y mejorarán las operaciones, basándose siempre en el respeto al trabajador.
  • Obtendrán así mejoras tangibles, medibles y significativas de la competitividad.

Así pues, la filosofía Lean conseguirá en la empresa:

  • La eliminación planeada de todo tipo de desperdicio.
  • El respeto por el trabajador.
  • La mejora consistente de Productividad y Calidad.

METAS DEL LEAN MANUFATURING

Establecido de forma fehaciente el objetivo del Lean Manufacturing, las metas que nos acercarán a dicho objetivo son:

  • Reducción drástica de la cadena de desperdicios.
  • Reducción del inventario
  • Reducción de los espacios productivos.
  • Creación de sistemas de producción más robustos.
  • Generación de sistemas de entrega de materiales apropiados.
  • Mejora las distribuciones de planta para aumentar la flexibilidad y optimizar el flujo de los materiales.

Siendo los beneficios conseguidos:

  • Reducción en costos de producción.
  • Reducción de inventarios
  • Reducción del tiempo de entrega (lead time)
  • Mejor Calidad
  • Menos mano de obra
  • Mayor eficiencia de equipo.
  • Disminución de los desperdicios
  • Eliminación de la sobreproducción.
  • Disminución de tiempo de espera (los retrasos)
  • Organización del transporte y la logística, optimización de los movimientos.
  • Ordenación de los procesos.